| ¿Qué es la TCCMi?

¿qué es el mindfulness cbt?

En este artículo:

A continuación se ofrece una visión general breve y simplificada de los fundamentos de TCCMi, así como de los mecanismos centrales y los componentes básicos de la práctica. Si desea información más detallada, haga clic en los enlaces entre corchetes para ver los artículos publicados.

La Terapia Cognitiva Conductual con mindfulness-integrado o TCCMi (pronunciado T-C-C-M-i) es un enfoque psicoterapéutico basado en evidencia que integra el entrenamiento del mindfulness de la tradición birmana de Vipassana de Ledi Sayadaw, U Ba Khin y S. N. Goenka [1, 2] con métodos centrales de la Terapia Cognitiva-Conductual (TCC) para el abordaje de un amplio espectro de trastornos mentales, condiciones estresantres, y síntomas de dolor [3, 4]. La teoría que subyace a TCCMi está fuertemente basada en la investigación científica interdisciplinar, particularmente en la Neurociencia Clínica, sin perder su fundamento en la Psicología budista [3].

TCCMi es uno de los enfoques bien establecidos conocidos como “intervención basada en mindfulness de segunda generación” [5, 6] porque incluye importantes elementos beneficiosos del “Noble Camino Óctuple” de la Psicología budista: un entrenamiento en la ética, un entrenamiento en la compasión por uno mismo y por los demás, y un entrenamiento en la reducción del énfasis en el yo [7]. La definición formal de TCCMi es “una integración congruente teóricamentey técnicamente complementaria del entrenamiento trandicional en mindfulnessy la TCC, el cual, proporciona un abordaje transdiagnóstico para el malestar emocional en un amplio espectro de trastornos”. [15, p.5].

Historia

Tras más de una década de conceptualización y desarrollo de modelos entre 1989 y 2000, la TCCMi surgió independientemente de otras intervenciones basadas en mindfulness entre 2001 y 2003. El nombre inicial, “Entrenamiento en Ecuanimidad” (2001-2003), se cambió a TCC basado en Mindfulness (MCBT por sus siglas en Inglés) y se mantuvo entre 2003-2006, y luego se finalizó como TCCMi a partir de 2006 para evitar confusiones con la Terapia Cognitiva basada en Mindfulness. TCCMi surgió del interés del Dr. Bruno Cayoun por llevar la meditación Vipassana a un contexto científico y clínico para ayudar al crecimiento personal necesario para trascender las fuentes del sufrimiento innecesario [8]. TCCMi se desarrolló como un tratamiento psicológico transdiagnóstico manualizado, que se está aplicando e investigando a nivel internacional [9, 10, 11] y produce cambios cerebrales beneficiosos en pacientes deprimidos [12].

La primera evaluación piloto formal se inició en 2003 en un hospital psiquiátrico, y a partir de ese momento se pusieron a disposición manuales de formación no publicados a clínicos en formación en TCCMi. Hasta 2010 se llevaron a cabo nuevas pruebas y mejoramientos, que culminaron en la publicación del primer texto clínico sobre TCCMi [13]. El programa TCCMi, aunque mantiene su estructura básica, se ha revisado y ha pasado de tener una duración de 8 a 10 semanas [14, 15]. Para más detalles sobre la historia de TCCMi, véase el Manual clínico de TCCMi [15].

TCCMi: Integrando la TCC y Mindfulness

La TCCMi esta compuesto por cuatro fases. Empezamos por desarrollar la comprensión de las experiencias internas y las habilidades para gestionar los pensamientos y las emociones. A medida que avanzamos en las fases posteriores, la atención se exterioriza cada vez más hacia los demás, y las habilidades de mindfulness se invierten en cultivar una forma más satisfactoria de relacionarse con el mundo. Por lo general, el programa requiere unas diez sesiones, pero el ritmo puede ralentizarse cuando sea necesario, y el programa puede ampliarse de forma flexible a más sesiones siempre que sea necesario. Las sesiones se realizan mejor semanalmente o quincenalmente para un progreso óptimo. Tesis no publicadas demostraron que TCCMi es igual de eficaz cuando se aplica individualmente o en grupo.

Fase 1: Regulación intrapersonal

Mindfulness

La primera fase de TCCMi se denomina “Etapa personal”. Enseña varias habilidades del mindfulness para mejorar la regulación atencional y emocional. Mindfulness es mucho más que estar presente o prestar atención [16]. Implica prestar atención a cada acontecimiento vivido en el momento presente dentro de nuestro cuerpo y nuestra mente con una actitud no crítica, no reactiva y de aceptación. Dado que aprendemos a enfrentarnos a las experiencias internas de una forma más objetiva, impersonal y desapegada, mindfulness profundiza la comprensión de la naturaleza profunda de nuestras experiencias. Vipassana significa “introspección” o “ver las cosas como realmente son”. Percibir los factores estresantes cotidianos con una comprensión más profunda ayuda a fomentar la resiliencia y la autoeficacia. Los princiapios de la aproximación del mindfulness desde Vipassana consciencia metacognitiva e interoceptiva, ecuanimidad, y ausencia del “yo”.

Consciencia metacognitiva e interoceptiva

La consciencia metacognitiva es tanto la habilidad de ser consciente de los pensamientos a medida que surgen a la consciencia como la comprensión de la naturaleza impermanente e impersonal de estos pensamientos. La interocepción es la habilidad de percibir las sensaciones internas del cuerpo, un aspecto esencial de la experiencia emocional. La consciencia interoceptiva es la comprensión de la naturaleza impermanente e impersonal de todas las sensaciones corporales, incluidas las experimentadas durante las emociones. En la actualidad existe mucha evidencia interdisciplinar de que la interocepción está alterada en trastornos de salud mental más conocidos y de que una consciencia interoceptiva deficiente contribuye de forma importante a la reactividad emocional [19]. El hecho de que la práctica de la meditación mindfulness de la tradición de Vipassana empleada en TCCMi entrene a las personas en la consciencia interoceptiva puede explicar en parte su eficacia.

Ecuanimidad

La ecuanimidad se describe mejor como una respuesta neutral a algo que experimentamos [17, 18]. Es un estado de consciencia en el que no sentimos aversión por las experiencias desagradables ni ansiamos las agradables. Otras formas de describir la ecuanimidad son equilibrio, calma y serenidad. El desarrollo de la ecuanimidad, o de una mente ecuánime, como a veces se la denomina, es una parte importante de las habilidades de mindfulness. Nos permite ser menos reactivos y juzgar menos, independientemente de lo que estemos experimentando, lo que nos da una sensación de tranquilidad, resiliencia y confianza en que podemos regular las emociones en nuestra vida diaria.

Ausencia del “yo”

Mindfulness también incorpora la enseñanza de la impermanencia, la naturaleza cambiante de todas las cosas, incluidas nuestras propias experiencias mentales y emocionales. Al integrar la sencilla pero profunda realidad de que nuestras experiencias internas están en constante cambio, aprendemos a vernos a nosotros mismos con más objetividad. Aprendemos a reducir el hábito de asociar las experiencias internas con nuestro sentido del “yo”. Esto reduce el apego a puntos de vista rígidos y valores poco útiles, que a menudo provocan estrés e insatisfacción [3]. Aprendiendo a integrar la comprensión de la impermanencia en nuestra vida cotidiana, podemos desarrollar una personalidad más flexible y adaptable.

Fase 2: Regulación del comportamiento

Integración de Mindfulness, Ecuanimidad y Métodos de Exposición

La segunda fase de TCCMi se denomina “Fase de Exposición”. Aquí aprendemos a aplicar las habilidades de autorregulación aprendidas en la Fase 1 ante situaciones que podemos estar evitando para no sentirnos ansiosos, pero a expensas de la paz mental. Para ello, los métodos de la TCC ayudan a cambiar las formas desadaptativas de afrontamiento, como los comportamientos evitativos, adictivos, compulsivos y cualquier otro comportamiento no beneficioso. Note que, si bien el aspecto cognitivo de la TCC intenta cambiar el contenido y patrones de las creencias desadaptativas poniendo a prueba su validez a través de la disputa de pensamientos, TCCMi utiliza habilidades del mindfulness para mejorar el control ejecutivo sobre los procesos que mantienen estos pensamientos y creencias poco realistas. Esto reduce la evitación y aumenta la ecuanimidad, la generalización de autoconfianza y autoeficacia ante situaciones difíciles.

Fase 3: Regulación Interpersonal

Integración del mindfulness y la Exposición con Habilidades Sociales

La tercera fase de TCCMi se denomina “Fase Interpersonal”. Durante esta fase, aplicamos las habilidades aprendidas durante las Fases 1 y 2 ante situaciones entresantes o conflictivas con otras personas. Aprendemos una forma diferente de ver y comprender la reactividad de los demás como expresión de su sufrimiento. Equipados con mayor ecuanimidad y más confianza, nos entrenamos para prevenir la evitación ante situaciones en las que puedan surgir conflictos y abordar la reactividad de los demás con más paciencia, tolerancia y asertividad “mindful” para expresar nuestros puntos de vista y necesidades. La Fase 3 ayuda a promover relaciones más armoniosas.

Fase 4: Regulación Transpersonal

Cultivar la Compasión y Prevención de Recaídas

La cuarta fase de TCCMi se denomina “Etapa Empática”. Consiste en habilidades en prevención de recaídas cultivadas a través de una formación en compasión y ética. Integra mindfulness con las prácticas “psicoespirituales” de la ética, la compasión y la ausencia de ego, traducidas a principios científicamente fundamentados y a un lenguaje contemporáneo. Mediante la práctica de la meditación de bondad amorosa, nos volvemos más amables y compasivos con nosotros mismos y con los demás, y valoramos de verdad a los demás y al mundo que nos rodea. Al mismo tiempo, ser cada vez más consciente de las diferencias entre intenciones y acciones beneficiosas y no beneficiosas facilita el cultivo de la ética en la vida cotidiana. Además, el entrenamiento en la compasión y la vida ética conducen a un mayor sentido de la autoestima y a una profunda sensación de cuidado y conexión con las personas y el medio ambiente. La mayor sensación de autoestima y empoderamiento ayuda a prevenir la recaída en trastornos emocionales, adictivos y relacionados con el estrés.

También le puede interesar:

EXPERIENCIA

Súmate a clínicos de todo el mundo y aprenda esta intervención validada empíricamente y beneficia tu práctica clínica.

FORMACIÓN

Acumule puntos/horas de desarrollo profesional.

CERTIFICACIÓN

Certifíquese en la integración de mindfulness y TCC y ofrezca este servicio con confianza y credibilidad.

Para psicoterapeutas

Aprenda cómo el entrenamiento del mindfulness puede integrarse con los principios de la TCC para ofrecer un conjunto práctico de técnicas basadas en evidencia para abordar un amplio espectro de trastornos psicológicos y condiciones generales de distrés.

Scroll al inicio